viernes, 26 de noviembre de 2010

¡Que viva la música! Andrés Caicedo

La Mona lisa colombiana
"Mi hermano, fiel al mensaje de Peter Pan, uno de sus personajes favoritos, rehusó también a crecer y trató de encontrar a su manera propia la Tierra de Nunca Jamás". Rosario Caicedo.

"El Atravesado", "Angelitos empantanados o historias para jovencitos" y "¡Que viva la música! Son tres de los textos más importantes que escribió el siempre marxista y nadaísta Andrés Caicedo, un caleño que siempre pensó que vivir después de los 25 era una vergüenza, y fue uno de los pocos que aplicó lo que predicó.
Luis Andrés Caicedo Estela nació en Cali el 29 de septiembre de 1951, dándose a conocer como gran escritor a los 9 años, participando en diferentes concursos de su escuela, este Eterno Adolescente escribió más de 34 textos entre ellos 3 novelas, 23 cuentos y más de 5 guiones para cine y teatro.
¿Por qué Andrés cautivó con su literatura?
..."escribo porque la máquina es nueva y porque hay gente pendiente del teclear de cada letra, de mi intento de unir las letras para formar palabras, palabras que tejan un sentido, una verdad y que sean, además de bellas, ardientes en la aridez de mi pensamiento". Andrés Caicedo
Aunque la mayoría de sus escritos han sido publicados póstumamente gracias a la labor editorial de sus amigos y familiares, el rol que desempeñó Andrés en vida fue increíble, moldeo su conocimiento y su pensamiento sobre la realidad social que vivía en su ciudad natal, en su época y en su mundo actual.
Al liderar diferentes movimientos culturales en la ciudad vallecaucana como el grupo literario Los Dialogantes, el Cineclub de Cali y una de las revistas más importantes Ojo al Cine, hacía de Caicedo un gran comprometido con la escritura y la lectura, con la práctica de grandes pasiones y delirios como el cine, la obra de Caicedo se inspira completamente en la realidad social, hecho que marcó a Caicedo como alternativa literaria de Latinoamérica, por su permanente aporte literario y la influencia de escritores contemporáneos como Rafael Chaparro, Efraím Medina, Octavio Escobar Y Ricardo Abdahllah.
El primer enemigo de Macondo...
El periodista, escritor y cineasta chileno Alberto Fuguet, ha sido uno de los críticos analistas de la escritura de este colombiano, asegurando que contrario a la escuela literaria del realismo mágico como el nobel de literatura Gabriel García Márquez, Caicedo manejaba un realismo crudo y actual.
Para Andrés Caicedo, la escritura urbana fue su paso primordial para plasmar en papel lo que pensaba de su contexto, aprovechando esta urbanidad para marcar al lugar solitario de 100 años de soledad  como el gran Mc Ondo, siendo para unos una burla y para otros el buen análisis que hace Caicedo a la obra de García y acomodándola a su realidad y a esa realidad que todo marxista rechaza, el consumo social, dando un gran quejido a las acciones del gran Mc Donald con Macondo.
Pero de verdad esto hace a Caicedo un enemigo de Macondo, más bien lo que quería Andrés, era que sus lectores entendieran lo que pasaba o lo que incluso pasa hoy en día y es como el consumismo y el capitalismo están dañando tantos elementos que marcaron a Colombia y que lo hizo especial como la historia que gira en torno a Macondo, la historia de los Buendía, la historia de la soledad que rodeo Macondo y que hoy en la ciudad estaba pasando lo mismo, toda la sociedad se había convertido en zombi conectado a una pantalla que crea necesidades y hace comprar elementos del exterior haciendo tirar los propios elementos.
Pero por qué está titulado como La Mona lisa colombiana, en el transcurso del análisis se han explicado una serie de acontecimientos que hacen de Andrés Caicedo a la Mona lisa, en sus textos propone sus ideas, pensamientos, características, cualidades y defectos pero en los protagonistas de las historias, que en su mayoría resultan ser mujeres... No sé, hasta que punto Andrés Caicedo fuera homosexual y quisiera plasmar su sexualidad en los textos, pero teniendo en cuenta la categoría del personaje-idea, quien introduce una posición ideológica concreta y la legitima en el transcurso de su desarrollo literario, se podría afirmar que la visión de María del Carmen, protagonista de ¡Que viva la música! corresponde a la autoconciencia de Andrés Caicedo; entonces la fórmula generadora de sentido, es la escritura desde abajo.
Inclusive al final del texto, quien firma el manuscrito es María del Carmen, pero curiosamente antes del nombre aparecen dos iniciales A.C, que correspondería a Andrés Caicedo.

De verdad recomiendo este escritor...
Cautiva, entretienen y de pronto hace cambiar tu forma de ver la vida...
Auqnue no es realismo másgico, tampoco está en contra de él...
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada